Chile marca un lugar en el constitucionalismo mundial

El proyecto de constitución del país es un ejemplo de un marco para una democracia sostenible e igualitaria.

El proyecto de constitución del país es un ejemplo de un marco para una democracia sostenible e igualitaria.

En 2019, Chile fue golpeado por una ola de protestas. Estas protestas fueron alimentadas por temas familiares de desigualdad social, el costo de vida y la promiscuidad en el gobierno. Pero la constitución de Chile no se adecuaba al propósito en el corazón de las protestas. En 1980, bajo el régimen militar del general Augusto Pinochet, la constitución chilena incorporó lo que se conoció popularmente como la economía de la Escuela de Chicago: la regulación del mercado no solo era una opción política, sino que también estaba codificado en la constitución, uno de sus elementos más atroces. La privatización del agua es un mandato constitucional. A lo largo de los años, esto ha convertido a Chile en uno de los países más desiguales del mundo.

Incluye

En consecuencia, una de las demandas de la oposición chilena fue reemplazar la constitución de Pinochet con una constitución democrática escrita por ellos mismos por el pueblo chileno. El gobierno chileno finalmente aceptó la solicitud. Esto llevó a la creación de una Asamblea Constituyente elegida directamente, que fue notablemente representativa: el 51% de los miembros de la Asamblea Constituyente eran mujeres y 17 escaños estaban reservados para pueblos indígenas. Los miembros de la Asamblea Constituyente incluyen personas de todo el espectro socioeconómico y geográfico de Chile, así como minorías sexuales.

Como era de esperar, este proceso de intensa representación y participación condujo a la creación de una constitución inclusiva y visionaria. El proyecto de constitución se finalizó a principios de julio y el 4 de septiembre se llevará a cabo un referéndum nacional. En el momento de redactar este informe, existe una campaña activa en todo el país para ratificar y rechazar el proyecto de constitución. Un partido cerrado.

Para comprender la contribución del pueblo chileno y de la Asamblea Constituyente chilena al actual diálogo global sobre democracia, es importante ubicar este proyecto constitucional dentro de la larga historia de las constituciones. Desde principios hasta mediados del siglo XX, la redacción constitucional en todo el mundo siguió en gran medida el modelo estadounidense. Se creía que el propósito de la constitución era limitar el poder del estado. Con este fin, las constituciones establecen declaraciones de derechos exigibles y dividen el poder entre los tres brazos del estado: el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Otros derechos

A fines del siglo XX, se entendió que esta visión del constitucionalismo era necesaria, pero no suficiente, para resolver muchos de los problemas que enfrentan las naciones de todo el mundo. Por un lado, las constituciones tienden a ignorar el «problema social» y los problemas que rodean la igualdad de acceso a los recursos materiales. En respuesta, a partir de la década de 1980, las constituciones comenzaron a incluir «derechos socioeconómicos», como los derechos a la vivienda, la educación y la salud, en sus declaraciones de derechos.

El ejemplo más famoso de esto es la constitución posterior al apartheid de Sudáfrica de 1996. Si bien se reconoce que no siempre es posible que las constituciones dicten cómo deben asignarse los recursos nacionales, las cláusulas de derechos socioeconómicos han sido eficaces para exigir cómo los gobiernos deben justificar los recursos. se utilizan, y deben rendir cuentas si la distribución de recursos es discriminatoria o no presta suficiente atención a las necesidades de los más vulnerables.

En segundo lugar, las complejidades de la gobernabilidad requieren un conjunto de instituciones que sean independientes de la legislatura y el ejecutivo y que puedan ser tenidas en cuenta. Algunos ejemplos familiares incluyen Comisiones de Información, Comisiones de Derechos Humanos y Comisiones Electorales. En el lenguaje constitucional, a veces se las denomina «instituciones de integridad» porque su función es garantizar la integridad en el funcionamiento de las instituciones estatales. Por ejemplo, el Capítulo Quince de la Constitución de Kenia de 2010 enumera 10 comisiones y garantiza su independencia del gobierno.

Basándose en la sabiduría

Tercero, se reconoce que las elecciones periódicas son solo una versión delgada y débil de la democracia. Esto se ve agravado por el hecho de que las elecciones requieren dinero y, a menudo, el apoyo de partidos políticos establecidos. Por lo tanto, para tener una democracia próspera y próspera, entre ciclos electorales, debe haber un compromiso profundo y sustancial de la gente. Esto se conoce como el requisito de «participación pública». Una vez más, la Constitución de Kenia de 2010 es instructiva aquí: ordena la participación pública en el proceso de elaboración de leyes y prevé iniciativas populares, junto con la educación cívica y la consulta generalizada, como una forma de lograr un cambio constitucional.

El proyecto de constitución chileno se basa en esta sabiduría pasada, basada en décadas de prueba y error en todo el mundo, en un documento que puede servir como marco para una democracia sostenible e igualitaria. Algunas características notables del proyecto de constitución incluyen la lista de derechos socioeconómicos básicos (derecho a la educación, derechos laborales, derechos de identidad de género y acceso al agua); existencia de instituciones autónomas no gubernamentales; y garantizar las iniciativas ciudadanas, incluidas las iniciativas nacionales, para introducir o modificar leyes en el Parlamento. Como ha demostrado la experiencia, todos estos son componentes integrales del mantenimiento de una cultura de constitucionalismo.

Un documento con vistas

Aún más sorprendente, sin embargo, es que el proyecto constitucional chileno no se basó simplemente en la sabiduría del pasado; También es un documento de cara al futuro. Por ejemplo, la Constitución aborda el papel omnipresente de la tecnología en nuestras vidas al exigir la existencia de una Autoridad Nacional de Protección de Datos y garantizar el derecho a la conectividad digital. La necesidad de un sistema independiente de protección de datos se siente en países de todo el mundo, por lo que la iniciativa del proyecto de constitución para incluirlo en el texto constitucional es importante.

De manera similar, el proyecto de constitución reconoce la gravedad de la crisis climática y consagra principios importantes del derecho ambiental internacional, como la equidad intergeneracional. Garantiza un derecho a la naturaleza, que los tribunales de países que van desde la India hasta Nueva Zelanda han explorado recientemente.

La inclinación progresista e inclusiva de la redacción de la Constitución, naturalmente, suscitó críticas. Por ejemplo, Economista – Infame por justificar el golpe chileno de 1973 – llamándolo un documento de «despertar» (lo que sea que eso signifique). El foco de las críticas es que el documento “va demasiado lejos” y podría derivar en una irresponsabilidad económica. Sin embargo, esta crítica parte de una serie de supuestos falsos. Como hemos visto, ninguna de sus disposiciones está fuera de la corriente principal del constitucionalismo contemporáneo; De hecho, la provisión de derechos socioeconómicos en una constitución tiene una antigüedad milenaria en la tradición constitucional latinoamericana, ¡remontándose a la Constitución mexicana de 1917!

Además, las constituciones no se imponen a sí mismas sino que se interpretan, y la interpretación siempre tiene lugar en el mundo real. Por ejemplo, los derechos constitucionales a la vivienda, la salud y la educación no llevaron a la bancarrota a la economía sudafricana. Por el contrario, el Tribunal Constitucional de Sudáfrica, para proteger a las personas vulnerables contra su desalojo y en la lucha contra la crisis del SIDA, por poner dos ejemplos. Dentro de América Latina, la Corte Constitucional de Colombia está regulada de manera similar en la interpretación de la Constitución colombiana y, a menudo, es aclamada como un modelo de cómo debe funcionar una corte constitucional.

Entonces, cuando damos un paso atrás y consideramos el proyecto de Constitución chilena en su contexto histórico y actual, surge un cuadro notable: es un documento elaborado a través de un proceso intensamente inclusivo, participativo e igualitario, y en su contenido central: ambos aprovechando la sabiduría del pasado y mirando hacia el futuro. Es, en muchos sentidos, un modelo de cómo deben redactarse las constituciones en el mundo moderno y una lección para el resto del mundo; Y si se ratifica en la votación del 4 de septiembre, será aclamado con razón como una victoria histórica en la historia del constitucionalismo mundial.

Gautam Bhatia es un abogado con sede en Delhi.

READ  Cuatro países sudamericanos proponen ser sede conjunta de la candidatura al Mundial 2030

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELCORREODEBEJAR.COM ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
El Correo de Béjar