Chile ahora tiene la oportunidad de obtener una nueva constitución

La victoria decisiva del voto de rechazo en el referéndum constitucional -por un margen de 62% a 38%, con una participación inesperadamente alta de 85%- se resumió en un mensaje simple pero contundente: los chilenos queremos una nueva constitución, no un nuevo país. .

Chile ahora tiene la oportunidad, aunque no mucho tiempo, de redactar una nueva constitución que ponga fin al texto de la era de Pinochet. Ahora puede combinar la demanda popular de mayores derechos sociales con la necesidad de promover un crecimiento económico sostenido que pueda financiar una sólida red de seguridad y mejorar las condiciones de vida.

Malas noticias

La mala noticia es que el país ha perdido tres años en el camino de escribir una constitución que no va a ninguna parte. En octubre de 2020, los chilenos votaron abrumadoramente para reemplazar la constitución de la era de Pinochet. En mayo de 2021, el sentimiento antisistema y antipartido, y las reglas mal concebidas diseñadas para fomentar la participación cívica, llevaron a la elección de una legislatura de extrema izquierda. La Convención Constituyente optó por rechazar la historia constitucional chilena y las experiencias constitucionales comparadas al crear un nuevo texto. Obsesionados con escribir un documento que no se pareciera en nada al anterior, la conferencia produjo un texto largo y maximalista que parecía una plataforma política. Una parte de la clase política estaba más preocupada por retirar la constitución de Pinochet que por lo que diría la nueva constitución. El presidente Gabriel Boric durante la campaña antes de la votación declarado Cualquier cosa es mejor que una constitución escrita por cuatro generales.

La convención, que perdió la oportunidad de redactar una constitución para unificar el país, convirtió la votación de Leave en una verdadera carrera, donde muchos sintieron que los buenos aspectos del futuro de la nación y un modelo de crecimiento económico orientado al mercado habían traído muchas victorias. Las últimas tres décadas estaban en juego.

Unas semanas antes de la votación, quedó claro que, independientemente del resultado, la redacción de la constitución en Chile había llegado para quedarse: ambas partes prometieron revisar sus respectivos textos si ganaban. El voto de rechazo ahora obliga a reexaminar el proceso de redacción de la constitución, pero no lo terminará.

READ  Las estimaciones de entrega del iPhone 14 Pro comienzan a deslizarse hasta octubre

buenas noticias

La buena noticia es que existe una manera más simple, rápida y efectiva de reemplazar la constitución de la era de Pinochet. Esta vez, con un discurso que goza de legislación democrática, profundiza la democracia y vuelve a poner al país en la senda del desarrollo económico que le permitirá responder con éxito a los desafíos de hoy.

La gran pregunta inmediata es cómo se redactará la nueva constitución. A partir de esta semana, el presidente y los asediados líderes del Congreso intentarán elaborar un mecanismo mutuamente aceptable que también pueda obtener el apoyo popular. Boric apoya la elección de una nueva Asamblea Constituyente, pero no hay garantía de que produzca un texto mejor que el rechazado. Se requiere un período de preparación de al menos seis meses para elegir una nueva asamblea. Si se elige una nueva convención constituyente en marzo de 2023, se realizará un nuevo referéndum a fines de 2023, incluso con un plazo de tres meses para producir un texto. La gente quiere una nueva constitución, pero no quiere tener que esperar eternamente para obtenerla.

Un proceso alternativo es que el Congreso designe un comité de legisladores o líderes cívicos para redactar un nuevo texto. Esto reducirá el tiempo requerido para preparar un nuevo texto. Para marzo de 2023, los chilenos podrían votar para ratificar una constitución más consensuada y más limitada. Pero para que esa alternativa funcione, el gobierno tendrá que construir un consenso con los líderes de la oposición, lo que hasta ahora Borik no ha podido hacer.

El plebiscito dejó en claro que la gente no quería volver a apoyar un proceso largo y exhaustivo de elaboración de textos, o empoderar a los no expertos para dar un nuevo intento de escribir una constitución. La gente apoyaría el compromiso, combinando un corto período de tiempo para escribir un nuevo texto y prometiendo que la nueva constitución arreglaría algunas de las fortalezas y deficiencias del texto actual.

El revés electoral para el presidente Boric le da a la Legislatura, especialmente al Senado, la oportunidad de diseñar un nuevo proceso. Incluso con las elecciones para una nueva convención constitucional, las reglas del juego están muy inclinadas a favor de los políticos y expertos profesionales.

READ  Como las empresas dicen que recortarán los presupuestos primero en una economía más débil

Cualquiera que sea la opción elegida, redactar una constitución lleva tiempo y genera incertidumbre económica. Los chilenos no pueden pasar mucho tiempo sin una constitución legitimada por el voto popular. Entonces la clase política tiene que moverse rápido.

Una mujer sostiene una bandera chilena en la Plaza de la Dignitad en Santiago el 4 de septiembre. Foto de Claudio Abarca Sandoval/NurPhoto vía Getty Images.

Avanzando

Afortunadamente, la tarea por delante es clara. La gente quiere una constitución que pueda reemplazar el texto de la era de Pinochet, pero no un nuevo modelo económico. La gente no quiere un discurso muy largo o una plataforma política. Quieren una constitución que establezca un sistema eficiente de equilibrio de poder, promueva el crecimiento económico y los mercados competitivos, y proporcione una fuerte red de seguridad de protección. La gente quiere el reconocimiento de los pueblos tribales, pero no un complicado sistema legal separado para las naciones tribales. La gente quiere protección ambiental, pero no más innovación que otros países de la OCDE. En resumen, quieren una constitución que haga que el sistema funcione para ellos, no una constitución que busque crear un nuevo país.

¿Qué aspecto tendría? La nueva constitución tendrá una larga lista de derechos sociales. Esto ejercerá presión sobre el gasto fiscal, pero los disturbios de octubre de 2019 tuvieron que ver con pensiones adecuadas, acceso a la educación, mejor atención médica, vivienda, transporte y otras disposiciones de servicios sociales. La élite política debe abordar los problemas que alimentaron el descontento y casi acabaron con la administración de Piñera a finales de 2019.

La nueva constitución puede rehuir el uso de la palabra «plurinacional». Aunque no se les da poder de veto sobre los planes de desarrollo, los grupos tribales son reconocidos. La igualdad de género también formará parte del texto, incluidas las minorías tradicionalmente marginadas. Sería un texto «despertado», pero no un texto centrado en el estado.

El controvertido principio de «subsidiariedad» consagrado en la constitución de 1980 será reemplazado por el más popular «Estado social de derecho». En términos chilenos, el sector privado ya no se prioriza sobre el sector público para satisfacer las necesidades sociales. En definitiva, acercaría el modelo económico a un estado de bienestar socialdemócrata que al capitalismo neoliberal extremo apoyado por una dictadura militar.

READ  El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania dice que dos tercios de la brigada mecanizada 15 de Rusia quedaron inservibles después de los combates.

La nueva constitución tendrá un mayor índice de precios financieros. Pero preservar la estabilidad social y política no tiene precio.

Desafíos a corto plazo

Seis meses después de su mandato de cuatro años, el presidente Gabriel Borić, de 36 años, tendrá las manos ocupadas independientemente de cómo se resuelva el rompecabezas de la redacción de la constitución. Ya se está trabajando en una remodelación del gabinete. Algunos de sus asociados más cercanos tienen que irse. Como la coalición gobernante, que incluye al Partido Comunista y al Frente Amplio, sufrió reveses electorales, Poric debe traer más moderados del Partido Socialista y el Partido por la Democracia a su administración. (2006-2010, 2014-2018) y Lagos (2000-2006) administraciones.

Borik debería ser más moderado con las políticas que convierten la derrota electoral en una oportunidad. Por supuesto, Boric estará bajo la presión de la izquierda para que no abandone sus promesas radicales de campaña, pero las manifestaciones callejeras tendrán menos tracción porque la gente ha hablado alto y claro en las urnas. Las demandas populares de un mayor gasto y una red de seguridad más sólida seguirán ejerciendo presión sobre el gasto fiscal. El gobierno debería llevar a cabo una reforma fiscal para recaudar ingresos adicionales.

Pero hay motivos para la esperanza. Si el gobierno y la oposición pueden escuchar el mensaje popular de que Chile quiere una nueva constitución, no un nuevo país, el país pronto producirá una nueva constitución que profundice y mejore el modelo democrático favorable al mercado que ha dado forma a su historia de democracia y economía. crecimiento. Las últimas tres décadas han sido muy exitosas en América Latina.

Navia es columnista Trimestral de las AméricasProfesor de Estudios Liberales en NYU y Profesor de Ciencia Política en la Universidad Diego Portales de Chile

Etiquetas: Constitución Chilena, Referéndum Chileno, Gabriel Boric

Las opiniones expresadas en este comentario no representan necesariamente opiniones Trimestral de las Américas o sus editores.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELCORREODEBEJAR.COM ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
El Correo de Béjar