Feministas chilenas ayudan a cerrar planta contaminante local

Un grupo feminista en Chile ha forzado el cierre de una planta siderúrgica local contaminante.

Las ciudades costeras chilenas de Quintero y Busuncawi se consideran una de las cinco ‘zonas de sacrificio’ del país: áreas industrializadas con plantas químicas erigidas en la década de 1960.

Esta zona en particular fue anteriormente llamada «Chernobyl chileno» por la organización benéfica ambiental Greenpeace, debido a los efectos que las plantas tenían en la salud de los ciudadanos locales.

50.000 personas viven en esta zona. Grupo de campaña feminista Mujeres de la zona de sacrificio Quintero-Puchuncaví en protesta Open Democracy informó que había luchado por la justicia ambiental para la región y finalmente logró instar al gobierno a tomar medidas.

En junio de este año, más de cien residentes locales, incluidos niños, sufrieron intoxicación por dióxido de azufre. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, problemas respiratorios, mareos, irritación de los ojos, náuseas y más. Esto se atribuye a la liberación de grandes cantidades de dióxido de azufre a la atmósfera desde las fábricas cercanas.

Gladys González, una maestra de 56 años de la zona, dijo en el momento del envenenamiento en junio. Visitantes Sus pupilas están acostumbradas a los dolores de cabeza.

“Estamos resignados, sabemos que nos vamos a morir de cáncer. Aquí los negocios están ganando dinero a costa de nuestra salud”, dijo González a la agencia de noticias.

La minera de cobre chilena Codelco opera una fundición en la región, que representa alrededor del 62 por ciento de las emisiones de dióxido de azufre en la región, según Open Democracy.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció el cierre total de la planta tras el envenenamiento de junio. Sin embargo, los sindicatos que representan a los trabajadores de la planta dijeron que el cierre era «infundado».

READ  Nominaciones a los premios SAG 2022: lista completa, instantáneas y sorpresas

El grupo de campaña publicó fotografías en su página de Facebook que mostraban a los manifestantes afuera de los molinos, provocando envenenamiento en el área.

El 17 de junio, el gobierno anunció que la planta siderúrgica se cerraría por etapas.

El grupo de mujeres está formado por mujeres que viven en la zona. Se formaron hace diez años para luchar por la justicia ambiental. Según Open Democracy, el grupo destacó su papel como partes interesadas de la comunidad e hizo campaña para la acción.

El dióxido de azufre es un gas venenoso. Se puede producir de forma natural por actividad volcánica o extrayendo cobre. El exceso de dióxido de azufre puede afectar seriamente el sistema respiratorio de una persona. El gas puede afectar la función pulmonar y empeorar las condiciones existentes, como el asma y la bronquitis crónica. Los síntomas del envenenamiento por dióxido de azufre incluyen irritación de los ojos, dolor de garganta, ardor en los ojos, tos y secreción nasal. La inhalación de grandes cantidades de dióxido de azufre puede causar inflamación de los pulmones y dificultad para respirar.

Tras el envenenamiento de junio, los secretarios de Estado también declararon una alerta sanitaria en la zona, «permitiendo tomar medidas para proteger la salud pública durante el invierno, un período de mala ventilación», según un comunicado de prensa del gobierno.

El Ministerio de Salud de Chile también iniciará estudios en julio, analizando el impacto que la contaminación está teniendo en las personas de la zona.

“Creemos que estos estudios nos van a dar los elementos para desarrollar medidas de prevención y mitigación de esta vulnerabilidad. Pero vamos a iniciar un proceso de censo global. Vamos a hacer un censo y ver cuáles son los efectos sobre los niños y cómo les va y cuáles son los efectos que estamos viendo en nuestra población. Los adolescentes que estudian en las escuelas deben saber”, dijo el Ministerio de Salud. En un comunicado de prensa.

READ  Los altos precios del combustible dejan a los conductores con las billeteras vacías

Kata Alonso, miembro del grupo feminista, dijo a OpenDemocracy que estaba contenta de que la planta de Codelco cerrara sus puertas, a pocas cuadras de donde ella vive.

«Sabíamos que teníamos que hacerlo, pero no esperábamos que lo hicieran», dijo Alonso.

semana de noticias Mujeres en resistencia de la zona de sacrificio Quintero-Puchuncawi fueron contactadas y comentadas.

Una foto de archivo muestra chimeneas arrojando gases. Un grupo de campaña chileno logró instar al gobierno a ayudar a los ciudadanos afectados por la contaminación.
coda

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELCORREODEBEJAR.COM ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
El Correo de Béjar