Chile está finalizando una nueva constitución, pero la implementación es incierta

ADespués de un tumultuoso proceso de redacción de un año, la nueva constitución propuesta de Chile fue presentada al presidente Gabriel Boric el lunes, acercando al país un paso más a abandonar el legado de la dictadura de 17 años de Augusto Pinochet. La medida pone a Chile en el camino de convertirse en la constitución más democrática y progresista del mundo.

Si es aprobado por los votantes en un referéndum el 4 de septiembre, el nuevo texto reemplazará la constitución redactada por Pinochet en 1980. Muchos chilenos culpan a la constitución, que sigue un modelo neoliberal, de hacer de Chile uno de los países más desiguales del mundo. . Hay mucho en juego: el gobierno aprobó una reforma constitucional en 2019 después de que las protestas masivas paralizaran el país. La aprobación de la nueva constitución será una prueba clave para la presidencia del izquierdista Boric, de 36 años, quien ha invertido un capital político considerable en el proyecto.

«El proceso de reescritura se ha convertido en un recipiente para las esperanzas y aspiraciones de una mejor sociedad chilena», dice Christopher Sabatini, investigador principal sobre América Latina en Chatham House. «Demuestra una admirable flexibilidad y reconocimiento del descontento social y político en un grado que ningún otro país de la región ha intentado. Independientemente de los posibles inconvenientes, la mera acción es poderosa».

Aquí, lo que significa la nueva constitución para Chile:

¿Por qué Chile está reescribiendo su constitución?

El borrador final es el último hito en un largo y tumultuoso viaje hacia la reforma constitucional. Protestas de 2019: comenzaron en respuesta a los aumentos en las tarifas del metro, pero se generalizaron. Estalido Social (“Explosión Social”)—señaló el rechazo público al neoliberalismo de décadas de Chile. “Si Chile es la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”, dijo el izquierdista Boric en julio de 2021. Durante las protestas de 2019, la mitad de todos los trabajadores chilenos ganaron Menos de $ 550 por mes.

La constitución de Chile, que favorece la privatización y obstaculiza los esfuerzos de reforma, se ha convertido en un objetivo importante del descontento popular. Pinochet redujo drásticamente el papel del Estado durante sus 17 años en el poder. Recortar los presupuestos para vivienda pública, educación y seguridad social y vender empresas estatales. Aunque la dictadura terminó en 1990, el llamado legado neoliberal sigue vivo en gran parte gracias a la constitución. Revisiones importantes para documentar a lo largo de los años.

Para sofocar a la oposición, el gobierno conservador del entonces presidente Sebastián Piñera acordó realizar un referéndum sobre la controvertida constitución en noviembre de 2019. En octubre de 2020, 78% de los votantes han expresado su apoyo Será reescrito por la Cámara de Representantes Electos.

READ  Ballet galáctico capturado por cámara moderna de energía oscura

Boric, quien asumió el cargo en marzo de este año, calificó la constitución actual de «prohibición» Para un cambio social a largo plazo. Los millennials obtuvieron una victoria histórica en las elecciones presidenciales del país en noviembre de 2021 después de hacer campaña para aumentar el gasto público, eliminar el sistema privado de pensiones y aumentar los impuestos en industrias clave.

Lee mas: Los chilenos están a punto de votar para reescribir toda su constitución. ¿Hará esto de la ‘explosión social’ un nuevo proyecto de país?

En mayo de 2021, los chilenos eligieron una Asamblea Constituyente diversa para redactar el nuevo documento. En señal de que los electores buscan nuevas alternativas, el 87% de los 154 diputados electos Nunca realizado Previamente elegido para el cargo. Dos tercios de ellos también tenían puntos de vista de centro izquierda y surgieron muchas facciones representativas dentro del partido. últimos seis años. Los partidos tradicionales de derecha, Unión Democrática Libre (UDI) y Renovación Nacional, que eran presidentes en ese momento, obtuvieron solo el 21% de la legislatura. 32 asientos.

De acuerdo con las cuotas para garantizar la igualdad de representación, la mitad de los escaños de la Asamblea se reservaron para mujeres y 17 para miembros de grupos tribales. 13% Población de Chile. La líder mapuche, activista y lingüista Elisa Loncón fue la primera presidenta de la Asamblea de Antileo.

¿Qué hay en la nueva constitución?

La nueva constitución con 388 artículos es la constitución más larga del mundo. Comparado con el documento de la era de Pinochet, es más amplio e incluye muchos derechos sociales en la ley, incluido el derecho a la libertad de expresión, el aborto, el aire y el agua limpios y un servicio nacional de salud financiado con fondos públicos.

El documento enfatiza los valores y la composición «multicultural, cultural y ecológica» de Chile en un esfuerzo por abordar las desigualdades históricas y proteger a los grupos minoritarios. Establece cuotas de participación igualitaria para las mujeres en las instituciones públicas e instituye normas de contratación tendientes a cerrar la nación. Brecha de empleo de género de 20 puntos porcentuales, y garantiza la inclusión LGBTQ+ en los espacios políticos. La constitución reconoce a los pueblos indígenas como comunidades autónomas que gobiernan sus territorios. salvaguardias Por las culturas, saberes e identidades indígenas.

En términos ambientales, el texto desglosa los monopolios corporativos de los recursos naturales. Chile es el único país del mundo con un mercado de agua totalmente privatizado. Los ciudadanos pagan Precios más altos en América Latina Para el agua, la mala gestión y las regulaciones han llevado a una Una «mega-sequía» de una década Y está empeorando con el cambio climático.

READ  Lightyear: Tom Hanks cuestiona la decisión de reemplazar a Tim Allen como Buzz Lightyear

Los artículos propuestos para la nueva constitución debían ser aprobados por dos tercios de la Asamblea Constituyente para su inclusión en el texto, lo que requería un proceso de debate y compromiso.

Una crítica común al proyecto de constitución es el alcance de la reforma institucional, incluida la eliminación del Senado del actual Congreso bicameral del país. La lógica, explica Kenneth Bunker, analista político y editor del sitio de votación Tres Quintos, es que el Senado tiene poder de veto sobre la cámara de representantes. Bunker no está de acuerdo y argumenta que el sistema bicameral hace que el proceso de formulación de políticas sea más «responsable» porque las propuestas de los legisladores están sujetas a escrutinio.

El analista dice que el impulso subyacente para la reforma es el «pensamiento político estratégico a corto plazo»: una legislatura mayoritariamente de izquierda que ve al Senado, la mitad del cual está compuesto por legisladores de derecha. Los críticos de derecha se han quejado de que el predominio de miembros de la Asamblea Constituyente, en su mayoría independientes y de tendencia izquierdista, ha hecho que muchos de los artículos del nuevo documento sean discriminatorios.

Dejando a un lado la orientación política, otra preocupación para los observadores es que el extenso documento es irrelevante e impracticable por motivos prácticos. Bunker explica que una nueva constitución debe adaptarse a las infraestructuras culturales y legales del país al que se aplica. «Por lo general, cuando reescribes una constitución, buscas lo que está mal y cambias ese elemento», dice Bunker. “Pero la asamblea tiró todo por la borda y comenzó de nuevo. Esta no es una constitución basada en evidencia.

Patricio Navia, politólogo chileno de la Universidad de Nueva York, cree que la naturaleza no probada del documento representa un riesgo importante para un país con uno de los PIB más altos de América Latina. “América Latina es un continente lleno de juicios constitucionales”, dice, señalando procesos de reescritura en Venezuela, Ecuador y Bolivia, “ninguno de los cuales se erige como faro de la democracia en el mundo”. Los cambios propuestos a la infraestructura legislativa de la constitución, incluido el Senado y el sistema judicial de más de 200 años de antigüedad, podrían crear «instituciones que la gente no respeta ni considera legítimas».

READ  Instagram está caído - The Verge

¿Qué pasa después?

Aunque casi el 80 % de los votantes pidieron una nueva constitución en el referéndum de 2020, el apoyo al documento propuesto sigue siendo del 46 %. Encuestador nacional Kadam. A veces, el proceso aparecía Irregular La Asamblea Constituyente tuvo solo un año para refundir el documento histórico y algunas de las pruebas -después del expresidente Piñera- para el electorado. fondos suspendidos Para asesores de políticas y personal de apoyo.

Las encuestas muestran que 51% de los votantes Opongámonos a la nueva constitución. en comparación con el 56% en enero quien expresó su apoyo al nuevo texto. Bunker atribuye el declive a un cambio de régimen a mitad del proceso, del líder indígena Loncone a representantes independientes «mucho mejores» y menos experimentados. Otros problemas, incluido el comportamiento de algunos delegados, han empañado el proceso. Información erróneaY esfuerzos planeados por representantes de derecha para retrasar los procedimientos.

Bunker dice que la longitud y el nivel de detalle del texto «hace que sea fácil descartarlo». “Tienes que encontrar solo un factor decisivo. Por ejemplo, si crees que el Senado es un bastión de estabilidad, rechazarás todo el texto. Pero para ratificarlo, realmente tienes que ratificarlo todo.

Lee mas: Un millennial de izquierda que podría liderar uno de los países más ricos y desiguales de América Latina

Habrá un referéndum en el medio Agitación económica Chile está luchando con una inflación récord y el aumento de los precios del petróleo. Eso podría influir en las actitudes de los votantes hacia el proyecto de constitución, dice Bunker: «Si la gente no puede llegar a fin de mes con un buen salario, la gente no querrá más democracia».

Además, existe una incertidumbre inherente en el proceso de rediseño. Bajos flujos de inversión en el país. “Si hay menos crecimiento en el futuro, habrá menos dinero para cumplir con los derechos sociales que establece la nueva constitución”, dice Navia.

De cualquier manera, se espera que la votación del 4 de septiembre sea emocionante. Rechazar la nueva constitución sería un duro golpe para Boris. Pero Bunker dice que podría darle al presidente de Chile una «ventana de oportunidad» para elaborar un documento que incluya derechos sociales pero que también aborde cuestiones de gobernabilidad en el nuevo borrador actual. «Boric puede hacer algo poderoso y lograr lo que no ha podido hacer antes», dice.

Más historias de lectura obligada de TIME


Contáctenos en [email protected]

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELCORREODEBEJAR.COM ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
El Correo de Béjar