Los ganaderos ibéricos preocupados por la especulación navideña de sus productos

La Asociación de Ganaderos Ibéricos Unidos es una entidad que trabaja para dignificar la ganadería extensiva en la comarca de las Sierras de Béjar y Francia y de toda la región

imagen  del tradicional lechazo asado



En estos momentos el colectivo a expresado su preocupación por la “especulación que se genera con sus producciones de corderos en Navidad y que a ellos apenas les permite continuar con su actividad”.

GIU. No siempre es navidad ni siempre los mercados agroalimentarios andan tan inquietos buscando equilibrar la balanza de las expectativas.

Tradicionalmente, y hablando de gastronomía, el plato estrella en la mayoría de los hogares españoles, es el cordero (lechazo). Son las “estrellas Michelin” con las que los ganaderos de ovino siempre han colaborado y pretenden seguir haciéndolo.
Las grandes distribuidoras cárnicas (Mataderos) y siempre con el consentimiento de las administraciones competentes, han enterrado la ética y la profesionalidad en el subterráneo de sus chequeras.

Aprovechando el tirón de la Navidad, año tras año, juegan con las expectativas de los productores y el desconocimiento de los consumidores, para en pleno invierno hacer su “Agosto”.

Desde G.I.U. (Ganaderos Ibéricos Unidos) queremos concienciar al consumidor de la importancia de consumir producto nacional.
La importación masiva de carne de otros países, es totalmente legítima, lo que no es aceptable, es la confusión, ni el engaño encubierto. No es lo mismo un lechazo criado con la leche de su madre, que un lechazo criado con leche artificial. No es lo mismo una raza de aptitud cárnica, que una raza lechera.

Desde G.I.U, así como desde otras asociaciones, se reclama a la administración una ley de trazabilidad clara, con la que identificar el origen del lechazo que consumimos.
No sirve de nada hacer lechazos de calidad con nuestras razas, si al lechazo importado y criado con leches artificiales, por el hecho de ser sacrificado en un matadero español, le adjudican dicha calidad.

Parte de la sociedad nos tacha de “Llorones”, pero es una mentira repetida. No queremos vivir de limosnas, queremos unos precios justos en nuestros productos.
Queremos dignificar nuestra profesión, que las marcas de calidad que existen para defender nuestros productos se hagan valer en los mercados.
Que los políticos que hablan tan bien y cumplen tan mal, se den cuenta de una vez por todas que el sector primario hay que mimarlo, no maltratarlo. Que lo de “llorar” para conseguir cosas, es una equivocación.

Competimos en desigualdad con nuestros vecinos franceses, allí sus dirigentes hacen leyes para garantizar que todo aquel que trabaja y produce cobre unos precios dignos por sus productos, que no pierden el tiempo en discutir quien quiere más una bandera u otra, sino que se preocupan de sus ganaderos y su código moral les hace apoyar sus productores.

Que hay brotes verdes y colectivos que empiezan a darse cuenta de nuestra labor pero para dignificarla aparte del reconocimiento social tenemos que estar amparados por nuestros gobernantes y legisladores, que actualmente con la política que están aplicando son nuestros verdugos.    

Desde GIU pedimos a todos los consumidores que exijan una trazabilidad clara en los productos, que rechacen aquellos que no contengan el origen de los mismos, que sepan que necesitamos el apoyo de todos, que los pastores y ganaderos somos los guardianes del territorio, que a costa de nuestro trabajo se enriquecen intermediarios y especuladores.   
Exigimos a la administración una ley de trazabilidad clara donde el consumidor pueda elegir lo que quiere comprar. Que se identifique si es producto congelado, si son animales alimentados con leche artificial, el origen etc.

Queremos que los consumidores sepan que si  compran carne producida en España están contribuyendo a:

– Mantenimiento de los montes para evitar incendios
– Conservación y mantenimiento de la fauna salvaje
– Fijación de población en el medio rural

Desde GIU reclamamos el apoyo de los consumidores que pueden con el gesto de comprar productos cárnicos de origen nacional contribuir a que no desaparezcan de nuestros paisajes los rebaños de ganado y fijar población en el mundo rural para que nuestros pueblos no desaparezcan.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV