Habeas Corpus insiste en la ilegalidad del Ayuntamiento en la Covatilla

El colectivo denuncia que el equipo de gobierno de Riñones intenta camuflar su responsabilidad tras haber sido condenado y obligado el consistorio a pagar las costas del juicio.

plano satelite de los terrenos en litigio


Tras el comunicado del Ayuntamiento de Béjar respecto al Auto del Juzgado de Piedrahita de fecha 14-07-2016, en el que intenta camuflar su responsabilidad, tras haber sido condenado en costas, han emitido un comunicado en el que se dan a conocer una serie de interesantes pruntos del proceso:



  • El Ayuntamiento de Béjar incumplió el Decreto del Juzgado de Piedrahita de fecha 11 de febrero. Como así lo demuestra, entre otras circunstancias, el hecho de que denegara con un “burofax”, el 01 de octubre de 2015, el permiso para el cerramiento de la finca, solicitado el día anterior y así lo recoge la sentencia cuando dice: “De la documentación aportada resulta que la parte ejecutada no ha cumplido con los términos del acuerdo, tal y como se desprende del documento nº 2 y 3 de la demanda ejecutiva”. (se adjunta copia de ambos documentos).
  • Además de incumplir el Decreto, al denegar el permiso de acceso, fabricó una respuesta artificial (como se comprueba en el documento), siendo consciente de que no tiene jurisdicción administrativa sobre la finca, ubicada en un término municipal distinto al de Béjar y que sí ha concedido licencia.
  • No obstante las trabas puestas por el Ayuntamiento de Béjar, se ha podido  comprobar, que parte de las instalaciones de la estación de esquí ocupan la finca propiedad de la Comunidad de Propietarios, más de ochenta, de la Finca de El Tremedal, de la que Francisco Montero posee un porcentaje superior al 50%, estando autorizado para esta reivindicación.
  • El Ayuntamiento de Béjar, además de ver  denegado su recurso en  el Auto del Juzgado de Piedrahita de fecha 14 de Julio de 2016, ha sido condenado en costas, lo que significa que tendrá que pagar a los abogados de los demandantes, algo que, además del coste que supone para el bolsillo de todos los bejaranos, debe considerarse una condena accesoria, que se aplica a la parte que pierde totalmente la razón desde el punto de vista judicial.
  • Aunque este último Auto es recurrible, el mismo Auto especifica que: “Dicho recurso carecerá de efectos suspensivos, sin que en ningún caso proceda actuar en sentido contrario a lo resuelto (artículos 456.2 y 458 L.E.C.)”. Por lo que es intención de los propietarios de la finca, según han manifestado, proceder a su inmediato cerramiento.
  • Que ha quedado acreditado en el REPLANTEO Y REDACCIÓN DE INFORME PARA MATERIALIZACIÓN DE LAS LINDES DE LAS FINCAS SITUADAS EN SOLANA DE ÁVILA, CON REFERENCIAS CATASTRALES 05236A01200013000TK y 05236A013001920000IE, encargado por la Sociedad de Vecinos Sierra del Tremedal de fecha 13 de octubre de 2015:-          Que la pilona y el contrapeso que se encuentra entre los puntos 106 y 107 se encuentran dentro de la finca 05236A01200013.-          Que la pista llamada “La Muchachina” invade parte de la parcela 05236A01300192.-          Que la torre metálica que sostiene la cámara de vigilancia y una caseta aledaña se encuentran dentro de la finca 05236A01300192.-          Que la realidad física de la medición aportada, contrastada y medida, coincide, hay concordancia entre el Registro de la Propiedad y la realidad física y jurídica, recogida en los títulos de propiedad (la descripción se remite a la finca catastral perfectamente identificada).
  • Todos estos elementos deberán ser retirados antes del cerramiento de la finca, ya  que el Ayuntamiento se compromete en el acuerdo a evitar el “uso” o “invasión” de la finca. (Se adjuntan detalles del replanteo)
  • Entendemos que la contumacia en ignorar sentencias y acuerdos por parte del Ayuntamiento de Béjar, su  negativa a negociar y su pretensión de salirse con la suya, pese a quien pese, aunque se trate del mismo ordenamiento jurídico, sigue costando mucho dinero a todos los bejaranos y compromete de manera seria el futuro de la estación de esquí, que nació como inversión para el progreso de Béjar y comarca y ha terminado como un juguete más al servicio de los intereses de Alejo Riñones.


Se hace preciso recordar las palabras de Cipriano González, al que no se puede considerar, precisamente, un defensor de la antigua gestora, pero que abogó por la negociación y el diálogo como única vía posible para solucionar el “embrollo” de La Covatilla.  Es necesario, por el bien de la misma estación y las partes implicadas, incluidos todos los bejaranos, que los desacuerdos se solventen de manera negociada, transparente y dentro de la legalidad; y no forzar a los ciudadanos, desde  la  posición de dominio de la Administración municipal, a tener que recurrir a los tribunales para hacer valer su razón y sus derechos, lo que, al margen de las posibles consecuencias administrativas o penales, es siempre caro y lento, con el perjuicio añadido para la estación de esquí y la imagen turística de nuestra ciudad. Aunque, para quien no tiene que pagar con su dinero y, además, aspira a verse beneficiado por los largos plazos judiciales,  puede resultar una opción provechosa.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV