Habeas Corpus acusa al ayuntamiento de Riñones de pretender obtener un “pelotazo” de dos millones y medio de euros

El Tribunal Superior de usticia de Valladolid deberá pronunciarse sobre una supuesta desviación de poder del alcalde de Béjar, Alejo Riñones, en el recurso presentado por la junta de compensación de La Condesa.




Habeas Corpus es la Asociación pro Derechos del Ciudadano y contra la Corrupción.  Se trata del recurso como base de la adjudicación irregular de 69 parcelas municipales cedidas a dos empresas privadas y que no ha querido recuperar.

La “desviación de poder” consiste en la utilización de los poderes que una autoridad ostenta para fines distintos de los previstos, cara a la realización de intereses públicos; lo cual se considera una grave violación del orden jurídico.

La raíz de este asunto, que es complejo en términos procesales y urbanísticos, se puede resumir de la siguiente manera según el colectivo denunciante: El Ayuntamiento de Béjar, en la persona de su alcalde Alejo Riñones, urde un plan para aprovecharse económicamente por encima de lo que permite la Ley a partir del proyecto de “La Condesa”, con objeto de pagar las obras del nuevo matadero. Para ello, fuerza a los promotores, en primer lugar, a que le regalen un 5% del suelo que se va a recalificar mediante convenio urbanístico, adicional al 10% que legalmente corresponde, para “monetarizarlo”, es decir: convertirlo en dinero tras su reventa a dos de las sociedades promotoras del proyecto.

Ese 5% adicional se concreta en 69 parcelas ya urbanizadas y libres de cargas, con una superficie conjunta de 17.074’22 m2, que valoradas a 146 euros por metro cuadrado proporcionarían al Ayuntamiento un total de 2.492.836’12 euros. Un negocio “redondo” que se sustancia sin aportar ni invertir nada. Hay que puntualizar, en primer lugar, que el Ayuntamiento no puede obtener por convenio más del 10% señalado en la ordenación vigente y, en segundo lugar, que la Ley prohíbe que a ese “aprovechamiento lucrativo” se le dé el uso de residencial libre, como corresponde a parcelas ya urbanizadas que es como se valoran para revendérselas a los promotores.

Según Habeas Corpues estan dos cuestiones representan ilegalidades cometidas por el Ayuntamiento, convertido en “ente especulador” que pretende obtener un “pelotazo” de dos millones y medio de euros en contra de la Ley. Pero hay más, resulta que el proyecto de “La Condesa” no sale adelante a causa de la crisis económica, que deja sin financiación a las empresas promotoras, que terminan arruinadas y en condición de insolventes; por lo que ya no habrá urbanización ni parcelas y, por supuesto, los promotores no podrán recomprar ni pagar nada.  Llegado este punto, el Ayuntamiento podría haber recuperado los terrenos que se le habían regalado y donde se iban a urbanizar las 69 parcelas. Sin embargo, por motivos políticos y partidistas, el Gobierno Municipal presidido por Alejo Riñones, rechaza esta posibilidad y mantiene la adjudicación irregular de las parcelas a dos sociedades privadas, aún sabiendo que no las pueden comprar ni pagar, perjudicando así los intereses de todos los bejaranos que, al menos, habrían obtenido un suelo que, en un futuro, podría tener un uso público beneficioso para la ciudad.

El Alcalde Alejo Riñones y sus colaboradores necesarios, en vez de salvar del “naufragio” de “La Condesa” los terrenos que se han regalado; prefieren perderlos para seguir apareciendo ante la opinión pública como “brillantes gestores” a los que se les deben dos millones y medio de euros que, por otra parte, vienen muy bien para cuadrar la cuentas municipales. Béjar sale perdiendo doblemente, pero eso no importa si se consigue esconder la trampa y aparecer como víctimas en vez de especuladores que actúan al margen de la Ley.

En términos legales, el pago exigido por el Ayuntamiento de Béjar para modificar el PGOU y pasar de rústicos a urbanizables los terrenos de La Condes es contrario a derecho porque vulnera la Ley del Suelo y la Ley de Urbanismo de Castilla y León (LURCAL) que prohíbe hacer concesiones por encima de lo que marca la propia Ley, e igualmente prohíbe que al posible aprovechamiento lucrativo se le dé uso de Residencial Libre, impidiendo que se transformen en aportaciones en metálico los derechos urbanísticos municipales, amparándose en los plazos transcurridos para que no sean ahora revisables sus actuaciones. A todo ello añaden otras irregularidades cometidas por el Ayuntamiento de Béjar en este asunto, como es el hecho de que la aprobación del Proyecto de Actuación para “La Condesa”- que le adjudicó al municipio las 69 parcelas- tiene fecha de 28 de septiembre de 2006, cinco meses antes de la fecha del Convenio por el que se materializa en dinero el aprovechamiento municipal, suscrito el 9 de febrero de 2007. Por lo que, a no ser que intervengan los funcionarios del “Ministerio del Tiempo” dicho Convenio es nulo y la obligación de pago inexistente para la Junta de Compensación y exigible sólo a las dos empresas, que llevan desde 2.008 intentando devolver al patrimonio municipal las 69 parcelas que no pueden pagar, presentando una Modificación del Proyecto de Actuación, para que figuren a nombre del Ayuntamiento y no ellas, que fue denegada, y que es el objeto del Recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Valladolid.

Hasta el momento la jugada no le ha salido mal a Alejo Riñones, porque la mayor parte de los bejaranos se han creído su relato. Pero la resolución que, en su día, dicte el TSJ puede cambiar el final del cuento. Y, en todo caso, es triste, que un Alcalde "regale" el patrimonio de todos, para salvar la cara y satisfacer sus "venganzas".

Habeas Corpus – Asociación pro Derechos del Ciudadano y contra la Corrupción

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV