Ciudadanos por Béjar califica de inaceptable e intolerable posición del alcalde en la gestión de La Covatilla.

"Nuestro alcalde, parece haber decidido supeditar el papel del Centro de Turismo como servicio público afecto al desarrollo de nuestra oferta turística, al de una mera unidad productiva, convirtiéndolo en el más privado de los negocios".





ALBERTO SEGADE / El motivo último de la declaración de “servicio público” para la gestión del Centro Turístico “Sierra de Béjar-La Covatilla”, no es otro que la de “prestar” dicho servicio todos y cada uno de los días que es posible la apertura del centro turístico, ya sea para la práctica del esquí o, manteniendo un mínimo de actividad, atendiendo al público que sigue subiendo a La Covatilla.

Esto no es porque sí, sino porque las instalaciones de La Covatilla se  levantaron para ser un apoyo y un referente para el desarrollo turístico de Béjar. Cerradas a cal y canto, como las mantiene Don Alejo, no cumplen su cometido.

Nuestro alcalde, parece haber decidido supeditar el papel del Centro de Turismo como servicio público afecto al desarrollo de nuestra oferta turística, al de una mera unidad productiva, convirtiéndolo en el más privado de los negocios. El contrato de concesión obligaba a Gecobesa a “mantener la debida prestación del servicio”, es decir a abrir cada día, salvo causa de fuerza mayor, a tener disponible la plantilla y, desde luego, las pistas de esquí en cuanto fuera posible, independientemente de que fuera poco rentable prestar el servicio.

Durante estas últimas semanas, D. Alejo habría podido abrir una pequeña parte de las pistas, en la zona alta o en debutantes, promoviendo la ocupación hotelera. Además, es un hecho comprobado que se han perdido el 50% de días y horas con condiciones favorables para fabricar nieve. ¿están a punto los sistemas? La empresa que lleva el mantenimiento, Casli S.L., está razonablemente lejos y no puede mantener un retén de especialistas en la estación durante toda la temporada, en guardia continua para aprovechar al máximo las condiciones favorables para hacer nieve, como hacía la antigua gestora y como hacen todas las estaciones de esquí, a excepción de la de D. Alejo.

La ausencia de la prestación del servicio, habría sido una falta grave del concesionario, ¿qué decir entonces del titular? El Alcalde sólo está pendiente de evitar costes propios, sin considerar todo lo que le está haciendo perder a los demás. Tanto a los empresarios del sector como a los propios  trabajadores de La Covatilla.

¿Tienen algo que decir los hosteleros? ¿Nadie en Béjar va a exigir a D. Alejo a que preste el servicio público para el que se creó el Centro Turístico? ¿Cuánto dinero se está gastando en La Covatilla, a pesar de que no está abierta? Nuestro alcalde tiene que explicar cómo se está gastando el dinero que no tiene y qué meritos o titulación puede acreditar para seguir ejerciendo una función para la que no está preparado ¿O es que les votos le conceden el título de gestor y jefe de explotación de estaciones de esquí?

Mientras damos respuesta a todas estas preguntas, ponemos de manifiesto que es indecente, inaceptable e intolerable que la estación siga cerrada, pudiéndose abrir parcialmente o en servicio turístico; salvo que D. Alejo, convertido en empresario puro y duro, solo se preocupe de salvar los muebles en una aventura que nunca debió emprender, rezando para que no nieve, porque pensar en una gran nevada que le rescate a última hora, es poco menos que ilusorio.

ALEBERTO SEGADE
CIUDADANOS POR BEJAR Y COMARCA

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV