La Plaza de Toros es el monumento más visitado de Béjar

José Alvarez-Monteserin de la Asociación de Amigos de la Plaza de Toros de Béjar reflexiona sobre la nueva imagen de la Virgen de los torreros.



La Plaza de Toros de Béjar, llamada cariñosamente con el sobrenombre de “La Ancianita”, está estrechamente ligada al Santuario de la Virgen del Castañar. Corría el año 1.706 y el Duque de Béjar, D. Juan Manuel de Zuñiga, mandaba organizar un festejo taurino y construir una plaza enrejada de madera, con el fin de dar dicho festejo, para que con el beneficio económico que se obtuviera, se dedicara a la terminación del Santuario que se construía en el Monte del Castañar. Fue tal el éxito que se obtuvo, que el Duque de Béjar mandó construir una plaza de mampostería en seco, en el mismo lugar que la enrejada de madera y con el mismo fin. Esta plaza se inauguro el 12 de setiembre de 1.711, según consta en las actas de la Cofradía de la Virgen del Castañar.

Como consecuencia de la simbiosis existente entre religión y toros, es decir, entre la devoción a la Virgen del Castañar y la afición de los bejaranos a la Fiesta de Toros, la Plaza del Castañar, hoy con más de trescientos años de historia, se construyó con unas particularidades, que no tiene ninguna otra plaza y que pasamos a describir: La Plaza tiene el Patio de Cuadrillas debajo de la Presidencia, cuando lo normal es que estas dependencias estén diametralmente opuestas. Y diametralmente opuesta a la Presidencia tiene el llamado “Tendido de la Virgen”, que dispone de una pequeña meseta triangular donde se posicionaba y ahora se vuelve a posicionar la Imagen d la Virgen para que presidiera los festejos taurinos.

Desde el año de su inauguración, se impuso la costumbre de que los toreros antes del festejo taurino, deberían acudir al Santuario y llevar en procesión la Virgen a la Plaza, colocándola en la meseta dicha anteriormente, para que presidiera el festejo. Los toreros, a la hora de hacer el paseíllo, deberían cruzar el ruedo, cumplimentar a la Virgen y retroceder para cumplimentar a la Presidencia. Al término del festejo, los toreros devolvían la Imagen al Santuario.

Con el paso de los tiempos, esta costumbre desapareció y hubo que esperar a que la Comisión Organizadora de los actos del III Centenario de la Ancianita, recuperaran esta tradición. En esta ocasión, el 8 de setiembre de 2.011, se procesionó una imagen de la Virgen, hecha en barro cocido, obra de la artista Regina Rodríguez, imagen frágil, con la que se corrió el riesgo de que en las operaciones de transporte, se pudiera romper. Pero la Virgen del Castañar nos protegió y todo transcurrió felizmente.

A raíz de aquel momento, los Amigos de la Plaza de Toros de Béjar, nos afirmamos en la idea de que había que llevar la Virgen a los toros, pero con una imagen que no corriera peligro. Y comenzamos las gestiones para obtener una nueva imagen de material resistente, no propenso a la rotura. Las primeras gestiones las hicimos con imagineros de Málaga y Sevilla; tuvimos que desistir de ello por el altísimo precio que pedían por hacer una imagen tallada en madera. Después recurrimos a un amigo malagueño, persona ligada a Béjar, dado que pasó sus años de juventud en nuestra Ciudad, Fernando Montosa, aficionado al dibujo y autodidacta de la talla en madera. Le propusimos el plan y rápidamente aceptó. Su generosidad le llevó a decirnos que él la haría y que nos la donaría sin costo alguno, a los Amigos de la Plaza de Toros de Béjar. Y así lo hizo.
Obviamente, no podíamos ponerle plazo de entrega ya que el tallaría la imagen en sus ratos de ocio, pero esto era lo de menos, llegaría el día en que ya estuviera terminada y pudiera consumarse nuestro deseo. En la primavera de este año 2.015, nos comunicó que la imagen estaba terminada. El siguiente escollo a resolver, era conseguir las sayas y el manto, con que vestir la Imagen de la Virgen y el Niño. Como saben nuestros lectores, hicimos una suscripción popular para conseguir los fondos económicos necesarios y el tema se solucionó rápidamente. La Virgen del Castañar tiene muchos devotos entre los bejaranos y en el plazo de un mes, conseguimos los fondos necesarios para hacer frente al costo.

Y faltaban la peana de sustentación de la Imagen y las andas. Y hubo un matrimonio Amigo de la Plaza de Toros, que anónimamente, donó el costo de estos elementos.

Quedaba pues, fijar un día para la presentación en sociedad de la obra artística y bendecirla, para convertirla en Imagen. Puestos al habla con los ediles responsables de nuestro Ayuntamiento, les explicamos el contenido del proyecto y Alcalde, Concejales y empleados, se volcaron en la organización de un Concierto que se celebró el 29 de agosto pasado, en “La Ancianita”, ofrecido por la Banda Municipal de Béjar y el Conjunto “28 Quarter Band”, con la asistencia de numerosísimo público. Al comienzo de este acto, el padre Superior de los Teatinos de Béjar, procedió a la bendición de la Imagen, convirtiendo la obra de pagana a cristiana. Hubo un momento emocionantísimo, cuando el autor de la Obra, pronunció unas palabras cargadas de espiritualidad, sentimiento y cariño, hacia la Virgen y el Pueblo de Béjar, culminadas con un caluroso aplauso con el que correspondieron todos los asistentes.

Al día siguiente, la nueva Imagen de la Virgen se trasladó al Ábside de San Gil, dado que el autor inauguraba una exposición con otras de sus muchas obras de talla y dibujos, para exponerla al público. El resultado fue que en ocho días que duro dicha exposición, pasaron por allí más de dos mil personas. Éxito absoluto del autor.

Para terminar los actos, se cumplió el fin que se perseguía. El martes 8 de setiembre, festividad de Nuestra Patrona, la Virgen fue procesionada por los Amigos de la Plaza de Toros de Béjar y por la Peñas de Béjar, acompañados de las Autoridades Locales y del Público en general, desde el Santuario a la Plaza, para que presidiera la Corrida de Toros, en la que actuaron los diestros Pedro Moya “El Capea”, Damián Castaño y José Garrido, quienes la cumplimentaron y brindaros uno de sus toros. Al terminar el festejo, la Virgen quedó en la capilla de la Plaza de Toros, donde se expondrá para las visitas en los meses que este abierta la Plaza, alojándose en la residencia de los Padres Teatinos, los meses de invierno.

Desde este medio, queremos aprovechar la ocasión para mostrar nuestro sincero agradecimiento, a todas las personas que de una y otra manera, han colaborado para convertir este proyecto en realidad. Idea que en principio parecía difícil pero que gracias a la generosidad de bejaranos y no bejaranos, ha sido posible. Que la Virgen del Castañar os lo premie a todos.

Y terminar diciendo que si con la implantación de la escultura de “El Salamanquino”, en los exteriores de “La Ancianita”, desde el año 2.011, la Plaza de Toros es el monumento más visitado de Béjar, con esta nueva Imagen de la Virgen, expuesta en la capilla de la Plaza de Toros, seguro, que van a aumentar las visitas. Nuestro objetivo principal, ha sido y es, tener un elemento más que ofrecer a propios y foráneos, para que visiten Béjar y la Plaza más antigua del Mundo y también un elemento más de promoción de nuestra Fiesta.


José Alvarez-Monteserin

Asociación de Amigos de la Plaza de Toros de Béjar

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV