La oposición en pleno planta al alcalde por los ataques personales al portavoz de Ciudadanos

Una vez más la oposición en el ayuntamiento de Béjar, condena la actitud del alcalde y las alusiones personales a uno de los portavoces de la oposición. Antonio Fernández Espina, que trabajó como arquitecto para el consistorio.



La sesión del pleno correspondiente al mes de octubre contemplaba un orden del día escaso de contenido, con poco margen de maniobra a la hora de modificar los impuestos locales. Se aprobaba la modificación de las ordenanzas, pero sólo las 5 propuestas por el equipo de gobierno del PP y ninguna más. El grupo en la oposición, TAB, defendió una apertura de éstas a la participación ciudadana.

El pleno aprobó fijar el justiprecio sin avenencia en el expediente de expropiación tramitado para la ejecución del proyecto técnico referente a la parcela 10062 del polígono 4. También la designación de los representantes municipales en el consorcio de GIRSA (Gestión de la Basura). La mencionada modificación de las ordenanzas y la ampliación del plazo de reintegro del saldo deudor de la liquidación definitiva de la participación en los tributos del estado del año 2013. Un orden del día sin, aparentemente, más contenido que el correspondiente al debate político.

Pero una vez más las alusiones y ataques personales fueron el protagonistas. Una característica habitual en las legislaturas de Riñones, en las que en no pocas ocasiones; la oposición, unas veces por vergüenza y otras por protesta; se ha sentido en la obligación de abandonar el salón de plenos y plantar al PP en el gobierno para condenar este tipo de actitudes. Incluso algunos concejales del PP lamentaron y criticaron en las redes sociales esta actitud de ataques personales.

El portavoz de Ciudadanos, cansado de éstas, aludió a la condición extremeña del alcalde, a la escasa tributación de éste en la ciudad o a hechos como la construcción de una casa por parte del alcalde en su localidad natal. Esta actitud, que también fue criticada por algunos de los representantes de la oposición, fue contestada por el alcalde con otro tipo de alusiones personales referidas al pasado profesional del portavoz de ciudadanos, que fue arquitecto para el Ayuntamiento, con Riñones como máximo mandatario local. Y fue, llegados a este punto, cuando la oposición al unísono abandonó pocos minutos antes de la conclusión, la sesión en la que no permitieron que el alcalde siguiera por esos derroteros aprovechando su condición de primer edil, lo que le permite decir la última palabra.

SISTEMA DE CONTROL DE INTERVENCIONES

El alcalde ha dotado a la sala capitular del consistorio de un sistema que limita las participaciones a un tiempo no superior a 5 minutos. Suena, en la recta final de cada intervención, una estresante cuenta atrás con una campanilla y otra similar a las del ring del boxeo, que impide que los concejales sigan hablando. El equipo de gobierno siempre cuenta con la oportunidad de decir la última palabra.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV