Acusaciones de prevaricación y corrupción hacia el alcalde y el ayuntamiento de Béjar

Durante la inauguración del museo textil, un hombre asegura haber sido "reducido en un rincón, por la policía para que nadie pudiera tener acceso a él y haber pedido borrar las fotos que lo mostraban"



En una comunicación recibida en esta redacción, que reproducimos de forma íntegra, un vecino de la localidad asegura que “ayer en la inauguración del museo textil fue bloqueado y de alguna manera reducido en un rincón, por la policía para que nadie pudiera tener acceso a el , ni tan siquiera poder fotografiarlo y dándose el caso de que se pidiera a alguna persona que las fotos hechas que salían los policías rodeándole se pidieran que fueran borradas de inmediato”.

Filiberto de arriba Crego. En los últimos días hemos conocido la noticia de que el Partido Popular ha decidido proponer como candidato para la alcaldía de Béjar, por el método del dedo, a Alejo Riñones Rico, que optará, de esta manera, a su cuarto mandato.

Este señor lleva en el Ayuntamiento 24 años, 12 como alcalde, y en cada una las tomas de posesión en las que ha participado ha jurado cumplir y hacer cumplir la Ley. Un juramento que ha incumplido al hacer de la prevaricación, según está definida en el diccionario de la Real Academia, norma de su trayectoria en el consistorio bejarano. Circunstancia que se agrava desde su proclamada condición de católico practicante, ya que jurar, según la definición del Catecismo del Padre Astete, es poner a Dios por testigo.

Son palmarios los métodos corruptos en nuestro ayuntamiento a la hora de conceder licencias de obras y de primera ocupación y notorios los indicios de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad en documentos. Quien, como máximo responsable del gobierno municipal, ha cohabitado con estas prácticas no está legitimado para volver a ser presentado como candidato en las próximas elecciones municipales.

Hay muchas preguntas que tiene que contestar D. Alejo: Porqué se despidió en el año 2005 al arquitecto Antonio Fernández Espina, tras informar desfavorablemente sobre la licencia de obras en el Palacio Mayorazgo de Pizarro, en la Plaza de la Piedad número 39Esta licencia estaba retenida desde el año 2001, pero, con la llegada del arquitecto Javier Bonilla Rodríguez, consiguió tener, en tan sólo cinco días, un informe favorable, en clara vulneración tanto del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Béjar, como del P... de 1996.

Contéstenos, Sr. Alcalde, dónde están la piedras numeradas de la fachada antigua del edificio Piel de Toro? ¿Por qué los bejaranos tenemos que pagar 50.000.000 de pesetas, a causa de la irregular concesión de licencia de obras y primera ocupación de las viviendas de la calle Arco del Monte?

¿Por qué se demolió, de un día para otro, la chimenea en los terrenos de Cejuela, antes de Hernández Agero¿Por qué en un Pleno Municipal mintió al afirmar que las obras del Palacio Mayorazgo de Pizarro tenían licencia del arquitecto municipal y de la Junta de Castilla y León? ¿A qué alcalde se refería cuándo dijo: "no fui yo.

A todas estas cuestiones se suma la documentación enviada por el ayuntamiento a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Salamanca, que es falsa en un 90%, ya que lo único que parece cierto, de ser auténticas, son las firmas y fechas que en ella figuran. Los bejaranos serán informados de todo ello, ya que considero que Son cuestiones de relevante importancia para la ciudad, dejando aparte cuestiones personales y manifestando mi respeto a cualquier opinión diferente a la mía.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV