CxByC exige al alcalde Alejo Riñones “que deje de mentir a los bejaranos y cumpla su compromiso de abrir la estación de esquí”

COMUNICADO INTEGRO CiudadanosxBéjar, que se ha pronunciado a favor de la inmediata apertura de la estación de esquí y que ha instado a todas las partes a negociar para que se adopten las medidas necesarias para ello; quiere salir al paso y pronunciarse ante las sorprendentes y torpes declaraciones de Don Alejo Riñones Rico el pasado día 31 de julio, en las que, a nuestro entender, opta, a sabiendas e intentando defender lo indefendible, por un camino equivocado, que puede provocar la muerte, para siempre, de la estación de esquí. 





Como queda claro en el recuadro adjunto (HECHOS QUE PRUEBAN LA FALSEDAD DE LOS ARGUMENTOS DE ALEJO RIÑONES), el procedimiento legal a seguir está perfectamente definido en la Ley. ¿Por qué, entonces, se obstina en hacer caso omiso a los requerimientos recibidos y busca atajos y vericuetos que entorpecen todo el proceso? Nosotros creemos que la razón está en que quiere eludir sus responsabilidades, así como mantener su negativa a admitir las inversiones realizadas por Gecobesa. Algo que, sin embargo, le va a resultar complicado, porque, hace un año, con objeto de la apertura del concurso de acreedores, ya reconoció, porque no puso objeción alguna, el valor de las partidas que integran la masa activa de la sociedad concursada: 17.740.977’78 euros, como coste/precio de adquisición y 12.086.865’82 euros como valor de liquidación. Aunque nunca ha querido reconocer estas inversiones, nos consta que sabe perfectamente que deberá pagarlas, porque así se lo han dejado claro sus abogados, ya sea por haberlas aprobado o por haberlas consentido. Igual que sabe, aunque está maniobrando para evitarlo, que tiene que asumir, si abre la estación, a los trabajadores de Gecobesa, a pesar de sus declaraciones en la radio en sentido contrario, argumentando que para trabajar con el ayuntamiento deberán ser funcionarios ¿sabe, de verdad, lo que dice?

El Sr Riñones Rico debe recordar que todos, incluso el, estamos sujetos al imperio de la Ley y el derecho y no puede obviar el procedimiento administrativo que está marcado y que determina, en primer lugar, la imperiosa necesidad de iniciar y tramitar el expediente de resolución de la concesión; porque, en tanto no lo haga, no será posible la toma de posesión, imprescindible para poder abrir un nuevo concurso de concesión, o asumir la gestión de la estación de manera directa; y ello debe ser así porque hay que salvaguardar los intereses de todas las partes, tanto de los inversores y acreedores, como de los trabajadores y del avalista y fiador del 100% de la inversión, que también tiene que ser escuchado en el proceso.

El estado de derecho implica que todos estamos sometidos al imperio de la Ley y el derecho, lo que incluye también a Don Alejo Riñones Rico, aunque para el parece que la Ley no cuenta. Como se publicó hace meses, el ayuntamiento sabía perfectamente lo que podía ocurrir y ha dejado pasar todas las oportunidades de “salvaguardar los intereses de Béjar y comarca” como ahora pretende, cuando puede ser que sea demasiado tarde. Se le ha insistido en la necesidad de negociar para buscar una solución, por activa y por pasiva, y ha participado en reuniones, siendo testigo el mismo Presidente de la Diputación Provincial, pero no ha adoptado las medidas adecuadas cuando todavía era posible “arreglar el entuerto” de manera sencilla y relativamente barata. Ahora, cuando se ha conseguido, por fin, “machacar” a Gecobesa, llega el momento de su liquidación y, en este punto, corresponde pagar lo que vale oficialmente, algo más de doce millones de euros.

Después de echar la culpa por anticipado a todo el mundo (por si acaso no se abre la estación) Don Alejo Riñones Rico propone, haciendo su pintoresca valoración, que, o Gecobesa se lleva todo lo suyo para que el ayuntamiento se haga cargo del resto, o que se lo alquilen para poder abrir en diciembre. Vale, si se opta por lo primero habría que desmantelar la estación; si se opta por lo segundo, el alcalde ya sabe lo que corresponde, aunque lo oculta: 300.000 euros de renta para la próxima temporada, inventario exhaustivo de todos los sistemas y elementos, seguro de responsabilidad por el valor de lo arrendado y respeto a los derechos de los trabajadores. Como este panorama no le seduce, está buscando la manera de que se lo dejen gratis. Pues lo tiene claro, porque, aunque los acreedores tragaran, cosa que dudamos, el avalista-fiador de toda la deuda de Gecobesa no lo consentiría en ningún caso.

Además de todo lo anterior, tendrá que hacerse cargo de la carga hipotecaria de la finca adquirida a precio de oro con dinero público y de la reducción del dominio esquiable de la estación en, al menos, siete pistas y 12 kilómetros, que corresponden a terrenos que no le pertenecen. El desprecio a la legalidad y su desconocimiento le lleva a decir que no hace falta mantenimiento alguno, por eso no ha tomado medidas, al final tendrá que llevar a cabo, deprisa y corriendo, las labores de mantenimiento y puesta a punto de las instalaciones que, hasta la fecha, nadie ha realizado desde el desalojo de la sociedad concesionaria; tanto las que exige la legislación vigente para garantizar la seguridad de los usuarios, como las que son necesarias para el correcto funcionamiento de las instalaciones. ¿Cómo quiere abrir? ¿Con un cheque en blanco de la Consejería de Fomento y al margen de adoptar las medidas de seguridad que exige el reglamento? ¿podrá conducir el telesilla sin pasar la pertinente ITV, sin prueba de carga, sin prueba de evacuación? ¿echará la culpa a Gecobesa si hay un accidente?.

Esta descarada burla de la ordenación legal, nos conduce a solicitar, otra vez, la dimisión de Alejo Riñones, cuyo cargo de alcalde le viene ancho alto y grande. O bien, si es capaz de soportar la vergüenza de la situación en que se encuentra y no se retira por voluntad propia, que se inicie, de inmediato, un proceso de inhabilitación, ante su manifiesta incapacidad e insolvencia, para salvaguardar los intereses de los ciudadanos de Béjar, que pueden verse seriamente perjudicados por la obstinación irreflexiva y prepotente de quien no está a la altura del cargo que ostenta. Aún así, en CiudadanosxBéjar, por el bien de Béjar y la comarca, deseamos que, finalmente reine la cordura y que el ayuntamiento consiga la apertura de la estación. Igualmente, nos gustaría que se pudiera realizar una gestión mejor que la realizada por Gecobesa (que siempre actuó de buena fe, sobre todo al apresurar su liquidación, anunciándola de antemano y ofreciendo la posibilidad de llegar a acuerdos para evitar que la estación de esquí pudiera ver comprometida su apertura) por que, si así no fuera, a la vergüenza de haber ocasionado su ruina, se sumaría la del mayor de los ridículos.

CIUDADANOSXBÉJAR exige al ayuntamiento de béjar que cumpla su compromiso de abrir la estación de esquí y que, para ello, tome las medidas que conduzcan a salvaguardar los intereses de todas las partes, incluidos los trabajadores, y que no siga eludiendo su responsabilidad y la necesidad de hacerse cargo de la situación.

denunciamos, asimismo, que el alcalde, alejo riñones, está mintiendo a la opinión pública para tapar sus errores, torpezas y falta de diligencia, poniendo en peligro la posibilidad de que la estación de esquí pueda ser abierta algún día. razones más que suficientes para pedir su dimisión al ponerse de manifiesto que no está a la altura del cargo que ocupa. en caso contrario, si es capaz de seguir soportando la situación en que se encuentra, pedimos que, por parte de quien corresponda, se inicie de inmediato el oportuno proceso de inhabilitacón, ante su manifiesta incapacidad e insolvencia para dirigir los destinos de la ciudad de béjar, cuyos ciudadanos pueden verse seriamente perjudicados por su obstinación irreflexiva y prepotente.

HECHOS QUE PRUEBAN LA FALSEDAD DE LOS ARGUMENTOS DE ALEJO RIÑONES

El día 3 de julio, Fernando Yagüe, Administrador Concursal de Gecobesa, presentó un escrito en el Ayuntamiento de Béjar comunicando, de manera oficial, que Gecobesa entraba en fase de liquidación. En dicho documento se ponía de manifiesto, de manera inequívoca,  que el contrato de concesión quedaba resuelto, como se reproduce textualmente a continuación:

“El artículo 112.2 LCAP señala que “la apertura de la fase de liquidación” originará “siempre la resolución del contrato”. De este modo, con ocasión de la apertura de la fase de liquidación se ha producido ‘ipso iure’ y por efecto de la ley la “resolución del contrato de concesión” antes referido, debiéndose, por ende, proceder a su liquidación conforme a lo previsto en los preceptos administrativos señalados con la necesaria apertura de un procedimiento de resolución y liquidación

Está claro que no puede haber ninguna duda al respecto, porque la obligación de proceder a la inmediata resolución y liquidación del contrato se repite varias veces en el requerimiento recibido el día tres de julio. A la vista de ello, el Administrador Concursal requiere, de la siguiente manera, es también cita textual, al ayuntamiento:

Primero. Que se proceda de modo inmediato a la apertura del expediente de resolución por parte del órgano de contratación, el Excelentísimo Ayuntamiento de Béjar, del contrato de concesión celebrado entre el ayuntamiento y la sociedad concursada.

Segundo. Que se proceda a la aplicación de las cláusulas establecidas en el contrato y pliego de cláusulas económico-administrativas, así como las normas que resulten de aplicación, a los efectos de determinar la liquidación del contrato.

Tercero. Que se requiera al acreedor hipotecario, Banco CEISS, para que opte, en su caso, por el ejercicio de las facultades que a su derecho convenga en el proceso de resolución.

OTROSÍ DIGO: Que se pone a disposición del Ayuntamiento de Béjar, concedente del servicio público, las instalaciones propias de la concesión, para que proceda a la mayor brevedad a su toma de posesión, después de la correspondiente acta de recepción en la que se harán las consideraciones oportunas y reservas respecto a los bienes que no forman parte de la concesión y que son titularidad de la sociedad concursada concesionaria.

SEGUNDO OTROSÍ DIGO: Ruego que a la mayor urgencia se proceda a atender el presente requerimiento debido a los importantes intereses en juego derivados de las relaciones crediticias, así como de las relaciones laborales existentes.

Ninguno de los requerimientos, recibidos vía judicial, por el Ayuntamiento fue atendido, a pesar de la insistencia en que todos ellos debían atenderse a la mayor brevedad A punto de cumplirse el plazo de quince días, marcado en la Ley para la redacción del Plan de Liquidación, el Administrador Concursal, con fecha 15 de julio, dirigió un segundo escrito al Juzgado de lo Mercantil, solicitando una prórroga de quince días para la redacción del Plan, “a la vista de varias circunstancias excepcionales que justifican, a nuestro entender, la solicitud de prórroga”. Entre ellas el hecho de que “hasta la fecha no se haya pronunciado” el Ayuntamiento de Béjar, tras haberse presentado al mismo un escrito para que iniciara la apertura del procedimiento de resolución del contrato e, igualmente, después de haber significado, una vez más, que dicho contrato ha quedado resuelto una vez abierta la fase de liquidación. Reproducimos de manera textual, a continuación, dos párrafos de este segundo escrito del Administrador Concursal de fecha 15 de julio:
“la apertura de la fase de liquidación” originará “siempre la resolución del contrato”. De este modo con ocasión de la apertura de la fase de liquidación se ha producido ‘ipso iure’ y por efecto de la ley la “resolución del contrato de concesión” debiéndose proceder a su liquidación conforme a lo previsto en los preceptos administrativos, para lo cual es preciso la apertura de un procedimiento de resolución y liquidación (art. 112-1 LCAP)


Por esta administración concursal se presentó escrito dirigido al Ayuntamiento de Béjar para que iniciara la apertura del procedimiento de resolución del contrato, sin que hasta la fecha se haya pronunciado al respecto

No parece que quepa ninguna duda sobre lo que tenía que hacer el Ayuntamiento de Béjar. Alejo Riñones, sin embargo, ocultando la realidad de los hechos y mintiendo descaradamente a los ciudadanos, en una rueda de prensa que convocó, veintiocho días después de recibir el primer requerimiento, con el objeto evidente de desinformar a la opinión pública, además de justificar su incompetencia, falta de rigor y el manifiesto incumplimiento del requerimiento recibido hacía casi un mes, afirmó que el contrato de concesión no está todavía resuelto y que, por ello, la Junta de Gobierno le había concedido al banco CEISS un plazo de diez días para que se hiciera cargo de la gestión de la estación de esquí, inventándose así un trámite dilatorio. Increíble, pero cierto.

En la rueda de prensa, Alejo Riñones ocultó que el ayuntamiento había sido requerido para proceder de modo inmediato a la apertura del expediente de resolución del contrato de concesión y que el ayuntamiento había hecho caso omiso a todos los puntos contenidos en el requerimiento, optando por inventarse una maniobra dilatoria, que el mismo alcalde reconocía que no iba a conducir a ningún sitio, dando un plazo de diez días para que el banco CEISS optara por hacerse cargo de un contrato de concesión que ya ha quedado resuelto, “ipso iure”, como se le había especificado, en varias ocasiones, de manera inequívoca. Igualmente, Alejo Riñones pretendió eludir la responsabilidad del ayuntamiento por no haberse pronunciado ante el requerimiento recibido, una de las causas, como señalaba el propio Administrador Concursal, de la solicitud de la prórroga. No sólo eso, sino que, además, lo utilizó como argumento para justificar el retraso en la tramitación de la liquidación de la sociedad concursada, echándole la culpa del retraso al Administrador Concursal.

En el colmo de la desfachatez, Alejo Riñones intentó disimular la actitud dilatoria del ayuntamiento, aludiendo a un acuerdo de la Junta de Gobierno, adoptado 21 días después del primer requerimiento recibido, en el que se continuaba sin atender a ninguno de los puntos reflejados en el mismo, y por el que el ayuntamiento “motu propio” decidía explotar de manera directa la estación de esquí, solicitando que le sean cedidas las instalaciones “al margen de lo que se concluya en el proceso de resolución de la citada concesión, en el Plan de Liquidación, o las alegaciones que dicho Plan se formule, se habilite, en dicho Plan”. Es decir, al margen del procedimiento señalado por la Ley y con desprecio a los derechos del resto de las partes. No cabe mayor agravio al procedimiento legal.

Del mismo modo, intentando justificar lo injustificable, Alejo Riñones, en esa rueda de prensa que tuvo lugar el día 31 de julio , aludió a un escrito presentado “esta mañana con fecha veintiocho de julio”, comentando que “es raro que no haya un escrito todos los días” cuando comprobamos que se trata, en realidad, del mismo escrito repetido varias veces. Debe creer que los ciudadanos son tontos.

En conclusión, Alejo Riñones insiste en mantener que el contrato no está resuelto, a pesar de las repetidas comunicaciones del Administrador Concursal, y trata de apoyar su particular, e interesada, interpretación del asunto, aludiendo al plazo de diez días otorgado a Caja Duero.  Llega, incluso, a afirmar que se ha incoado un expediente para “rescindir” el contrato y alude a la supuesta voluntad del ayuntamiento “para llegar a buen fin”, cuando, a todas luces, ha quedado de manifiesto que lo que, en realidad, pretende es obstaculizar el proceso  y la liquidación del contrato, ya que el primer paso para dicha liquidación es el reconocimiento e identificación de los bienes propios de la sociedad concursada. También es oportuno significar que todas estas maniobras dilatorias afectan, y perjudican, de manera notoria, a los importantes intereses en juego, a partir de las relaciones crediticias y laborales existentes, que motivan la petición del Administrador Concursal para que se atienda, a la mayor urgencia, el requerimiento de fecha 1 de julio, dicho requerimiento continúa, más de un mes después, sin ser atendido por parte del Ayuntamiento de Béjar.

TENEMOS A DISPOSICIÓN DE CUALQUIER PERSONA QUE QUIERA EXAMINARLOS, TODOS LOS DOCUMENTOS QUE PRUEBAN LA FALSEDAD DE LAS AFIRMACIONES DE ALEJO RIÑONES, A QUIEN PROPONEMOS UN DEBATE PÚBLICO PARA REBATIRLOS, SI ES CAPAZ DE MANTENER SU VERSIÓN

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV