Acuho pide a la Junta que anteponga el interés general y la conservación del Parque Natural de Candelario.

EcoAcuho. La Organización Medioambiental “Ecologistas ACUHO” califica de inoportunas y tendenciosas las declaraciones realizadas por parte de GECOBESA y Francisco Montero, que están llevando a cabo una campaña de marketing en beneficio de sus proyectos futuros que poco o nada tienen que ver con la conservación de la naturaleza y del Parque Natural de Candelario.


Francisco Montero y el alcalde firman el proyecto urbanistico en el ayuntamiento

Ante las sorprendentes declaraciones entorno a la situación del Parque Natural de Candelario y las distintas figuras de protección del ámbito estatal y europeo, cabe aclarar que las mismas personas que ahora expresan la necesidad de proteger este entorno natural han sido las que han promovido con ahínco su destrucción.


La Sierra de Candelario y Béjar llevan ancladas en una situación de “puedo pero no quiero” en donde todas las acciones pasadas que se han promovido en torno a la declaración del Parque Natural de Candelario han fracasado debido a la acción ruidosa de unos pocos, básicamente para defender los intereses particulares y personales de aquellos que consideran que el medio ambiente tiene la única función de beneficiar a unos pocos especuladores.

El Parque Natural de Candelario lleva incluido en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León –REN– desde 1992 y durante estos 22 años todos los intentos para su declaración han fracasado debido a la acción de los mismos que ahora piden su declaración. Ante esta paradoja sólo cabe pensar que los intereses de dichas personas vayan por el mismo camino que antaño. La operación es muy sencilla a la vez que maquiavélica: los que hace 15 años promovieron las destrucción de la naturaleza ahora y ante la actual situación ven como única salida erigirse en referentes del parque natural para de este modo monopolizar las posibles ayudas económicas que pudieran llegar desde los ámbitos estatal, autonómico y de la propia Comunidad Europea, al Parque Natural, a la ZEPA (Zona de especial protección para las Aves) y al LIC (Lugar de Interés Comunitario).

 Nos parece muy importante aclarar que la acción conjunta de GECOBESA, del Sr. Francisco Montero y del Ayuntamiento de Béjar (que por entonces caminaban en buena sintonía), fue la causa de que en el año 1998 un acuerdo de gobierno de la Junta de Castilla y León excluyera unas 1.200 hectáreas de los límites originales del Espacio Natural Protegido de Candelario (Parque Natural, Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Importancia Comunitaria) que se corresponden con los términos municipales de La Hoya, Navacarros y Béjar. La única intención de dicha maniobra fue evitar cualquier traba a la estación de esquí de “La Covatilla”, que por lo visto hasta el momento es un pozo sin fondo y una ruina económica en palabras de sus propios gestores.

Desde Ecologistas ACUHO, en un sencillo ejercicio de memoria en base a los antecedentes tanto de GECOBESA, como de Francisco Montero, consideramos que únicamente responden a intereses especulativos y han sido y son el principal problema del Parque Natural de Candelario, por lo que las actuales declaraciones a favor de su declaración no responden a una inopinada toma de conciencia ambiental, sino a una burda operación de marketing comercial para relanzar sus proyectos urbanísticos. Han sido ellos mismos los que han destruido buena parte de la zona usando explosivos para abrir las pistas de esquí, img05destruido parte de la turbera de La Covatilla para hacer el aparcamiento, alterado gravemente la red hidrológica de la zona para el funcionamiento de los cañones de nieve y otras muchas acciones que, aparte de la presión humana sobre este enclave de alta montaña, habitual en toda estación de esquí, en nada tienen que ver con la conservación de la naturaleza.

Ecologistas ACUHO considera que las últimas noticias y opiniones vertidas acerca del Parque Natural de Candelario no son más que una perversa operación especulativa respecto a la inviabilidad de la estación de esquí (algo sobre lo que ya advertimos a la opinión pública cuando aún se estaba a tiempo de evitar daños) y una respuesta tan oportunista como desesperada ante la necesidad de diversificar las maniobras especulativas entorno a proyectos paralizados.

Parece más encaminado pensar que la doble intención de esta defensa del Parque Natural podría responder -como ya han reconocido las partes- captar fondos públicos que de otro modo no llegarían y, por otra parte, despertar o relanzar uno de los auténticos pìlares de las operaciones especulativas del Sr. Montero, y nos referimos al proyecto macrourbanistico de “La Condesa” que la crisis y la burbuja inmobiliaria se encargaron de hacer fracasar.

Para Ecologistas ACUHO el interés de estas personas por la conservación se resume en atraer público a la zona y de paso vender sus activos inmobiliarios, que por cierto nunca responden a la publicidad inicial. Debería recordarse que dicho proyecto urbanístico contemplaba un complejo de alto rendimiento deportivo, zonas comerciales y, como no, un maravilloso hospital. No deja de ser una paradoja que en estos momentos, cuando Béjar en la práctica se va a quedar sin hospital, hace 15 años se nos vendiera la idea (en base a la información defendida por el Sr. Montero o el propio alcalde Sr. Riñones) iba a tener dos hospitales, el público “Vírgen del Castañar” y el proyectado de “La Condesa”. Únicamente cabe lamentarse de que los recursos económicos desembolsados durante 15 años hayan ido a parar a proyectos irreales o insostenibles, mientras que la penosa realidad es que Béjar se quedará sin un servicio sanitario tan importante como un hospital.

De todo esto se deduce que es muy fácil intoxicar a la opinión pública con informaciones tendenciosas y con demagogia populista, pero es evidente que la estación de esquí de “La Covatilla” se ha convertido en un pozo sin fondo donde las inversiones públicas de varias administraciones (Junta de Castilla y León, Diputación de Salamanca y Ayuntamiento de Béjar) han alimentado y mantenido a GECOBESA en su huída hacia delante en un proyecto insostenible desde el punto de vista ambiental y económico. Hay que recordar que las infraestructuras básicas han sido realizadas con fondos públicos (carretera de acceso, aparcamiento, edificaciones, etc.). En pocas palabras: “La Covatilla” es a Béjar lo que cierto aeropuerto sin aviones a Castellón, y “La Condesa” nuestro desierto residencial tipo Seseña, paradigmas de lo peor de nuestro pasado reciente en la carrera del despilfarro patrio impulsado por nuestros representantes políticos.


 Igual que hace 15 años, Ecologistas ACUHO defiende la declaración del Parque Natural de Candelario en base a un ordenamiento ambiental acorde con los numerosos valores ecológicos de este espacio natural y que de respuesta satisfactoria al desarrollo ordenado de las actividades tradicionales, pero en ningún caso como un espacio protegido declarado a medida, por y para dar respuesta a los intereses particulares y para que en el futuro se convierta en un parque temático carente de valores ecológicos.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV