Valdefuentes de Sangusín recupera el potro de herrar animales. San Martin del castañar. Linares de Riofrío

Una Vaca en el potro de herrar restaurda en Valdefuentes de San Gusín
La recuperación de los elementos  etnográficos de la arquitectura tradicional es uno de lso objetivos del proyecto piloto de desarrollo rural que da a conocer Trenzando Diversidad, de la Asociación Salmantina de Agricultura de Montaña en la última edición de su boletín. En Valdefuentes de Sangusín se ha restaurado el potro de herrar vacas de 1907, en San Martín del Castañar un tejar de 1915 y en Linares de Riofrío la fábrica de cal de los años 50 del pasado siglo.

El potro de Valdefuentes consta de seis pilares de granito con unas maderas auxiliares para inmovilizar las vacas que se iban a herrar, y que se habían deteriorado con el paso del tiempo y la falta de uso y mantenimiento. La restauración consistió en la reposición de estos palos y travesaños hasta recuperar la forma completa original.

En San Martín del Castañar se recuperó un tejar que cesó en su actividad en los años 60 del pasado siglo y que supone un ejemplo de aprovechamiento de los recursos del territorio en aquellos tiempos de la autosuficiencia. 

Imagen del tejar recuperado en San MArtín del Castañar




En Linares de Riofrío se ha recuperado la llamada fábrica de cal, en el camino de la Honfría, un conjunto de 4 hornos representativo de la actividad calera en Linares y los pueblos de la zona.

Horno de Cal en Linares de Riofrío



En todos los casos se trata de pequeñas obras de restauración que han recuperado estos elementos etnográficos. De esta forma se pretende conservar no sólo el propio elemento si no también la memoria de la importancia de actividades ya abandonadas y el funcionamiento de sus instalaciones asociadas y que forman parte de un patrimonio cultural en olvido.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV