Tras la reducción de la plantilla de la Junta, la oficina de empleo de Béjar se quedará sólo con dos trabajadores. En algunos lugares sellar la cartilla del paro supondrá hacer 50 km

Fachada de las oficinas del ECYL en Béjar
S24h. Los orientadores laborales denuncian el próximo despido de 108 empleados del Ecyl. En diciembre concluye el programa de la Junta, por lo que algunas oficinas se quedarán sin personal. Se teme el cierre de Vitigudino y la fusión de Béjar con Guijuelo, mientras que en la capital apenas hay personal para atender la creciente demanda.  

Los despidos repercutirán sobre todo en las oficinas comarcales, ya que Vitigudino se quedará con sólo un auxiliar administrativo a partir de enero, Guijuelo con un director y un administrativo, y Béjar con un ordenanza y un técnico. Por lo que los orientadores laborales temen que se cierre la oficina de Vitigudino y se fusione Béjar con Guijuelo. "Han desmantelado el Servicio Público de Empleo de Castilla y León, porque ahora algunas oficinas quedarán vacías", apostillan desde el sindicato USO. "Los tiempos de espera se duplicarán y habrá gente que tenga que hacerse cincuenta kilómetros sólo para sellar el paro", aseguran


El sindicato USO denuncia el próximo despido de 108 orientadores laborales del Ecyl, que se suman a los despidos de este verano en la provincia de Salamanca. Según María Ángeles Rodríguez, Antonio Cruz y Verónica Marcos, al no prorrogarse el plan de orientación laboral, el 31 de diciembre serán despedidos por finalización de contrato, sumándose a los 77 trabajadores del programa de modernización y 114 promotores de empleo el pasado mes de junio. 

"Se nos contrató para orientar pero actualmente hacemos labores de oficina, lo que hacen los compañeros funcionarios", explican. De ahí que denuncien las arbitrariedades de la Junta y cambios de parecer que provocan "un despilfarro de dinero". Y es que los despedidos están recurriendo ante la Justicia las indemnizaciones de ocho días por año trabajado, fallando los jueces a favor al considerar los despidos nulos o improcedentes, por lo que las indemnizaciones al final son mayores de lo previsto por la Junta. "Y en marzo tienen previsto volver a contratar gente, así que se gasta el dinero en despidos y se vuelve a contratar personal para realizar la misma función que quienes se ha echado antes", añaden.

Los despidos repercutirán sobre todo en las oficinas comarcales, ya que Vitigudino se quedará con sólo un auxiliar administrativo a partir de enero, Guijuelo con un director y un administrativo, y Béjar con un ordenanza y un técnico. Por lo que los orientadores laborales temen que se cierre la oficina de Vitigudino y se fusione Béjar con Guijuelo. "Han desmantelado el Servicio Público de Empleo de Castilla y León, porque ahora algunas oficinas quedarán vacías", apostillan desde el sindicato USO.

En las capitales la situación no es mejor. "Ni siquiera hay un euroconsejero para orientar sobre ofertas laborales en el extranjero". Así, "ya no hay servicio para los ciudadanos". De esta forma, se duplicarán los tiempos de espera y se dedicará menor tiempo a cada desempleado, además de acabarse el trato personalizado y para empresarios, ayuntamientos y entidades que ofrecen empleo aumentan las dificultades y tiempo a invertir para buscar trabajadores. "Habrá gente que tenga que hacerse cincuenta kilómetros sólo para sellar el paro, y ya de empresarios y emprendedores ni hablamos. Para atender bien a una persona se necesita una hora, para ver sus posibilidades de poder regresar al mercado laboral, pero ahora no hay tiempo, incluso en otras provincias se ha prohibido orientar", concluyen.

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV