El Tranco del diablo turbina temporalmente tras las últimas lluvias primaverales

Pantano de Navamuño
Que los saltos de agua turbinen agua es meramente anecdótico a tenor de la escasez de agua y del escaso caudal de los pantanos. En el caso de Béjar, la central hidroeléctrica, el Tranco del Diablo ha vuelto a turbinar,  después de meses de estar parada por la falta de agua. La confederación hidrográfica del Tajo, de la que dependen "nuestras aguas" las de la zona, marca cuando se pude y cuando no, por medio de unos caudales mínimos del pantano que priorizan garantizar el agua para consumo humano antes que para la producción de energía eléctrica.

El alcalde,Alejo Riñones, dio a conocer, en declaraciones a la cadena SER de Béjar que, después de meses sin turbinar, la central del Tranco del Diablo está activa desde hace unos días. En cambio, la central hidroelecgtrica Samuel Solorzano lleva medio año sin turbinar.

Declaraciones del alcalde a SER Béjar

DIRECTO EL CORREO

El Correo TV